Necesitamos su consentimiento expreso sobre nuestra política de cookies para continuar ofreciéndole nuestros servicios.

“Junio, julio y agosto, ni dan vino, ni mosto”

Sea cual sea la explotación a la que te dediques, el resultado de todo este esfuerzo e inversión no solo depende de ti, sino que está expuesto a las caprichosas inclemencias del tiempo. Por ello, un agricultor se juega mucho, salvo que sea precavido y defienda sus ingresos con un buen seguro.

¿Tienes tus seguros al día?

Pagar el recibo del seguro no siempre es suficiente. Hay que revisarlos periódicamente para que cubran exactamente todo aquello que deben proteger.

Para nosotros, que somos profesionales independientes, TÚ eres lo más importante. ¿Y para el director de tu banco?