Más vale prevenir que lamentar

“Be water my friend” (sé como el agua)

Estas pólizas mantienen un nivel de renta constante y refuerzan la solvencia financiera de los productores. De hecho, los más prudentes ya calculan el pago de la prima como una parte de sus costes fijos de explotación.

“Yo no soy tonto”

Solo hay que confiar en los verdaderos expertos, nosotros: los Corredores de Seguros. Antes de firmar hay que leer el contrato, revisarlo y, sobre todo, entenderlo que es para lo que estamos.