Necesitamos su consentimiento expreso sobre nuestra política de cookies para continuar ofreciéndole nuestros servicios.

No vengo de Marte, trabajo para ti y soy un…

Las nuevas tecnologías permiten captar imágenes imposibles de alpinistas perdidos, incendios u otras grandes catástrofes. Las aseguradoras que trabajan con nuestra correduría ya han incorporado estos sistemas para facilitar el trabajo de los peritos.

Probablemente, has adivinado que hablamos de los DRONES. Antes de que existieran era muy laborioso medir las hectáreas destruidas en una granizada, una crecida o un incendio; pues en grandes extensiones agrícolas, los peritos pueden llegar a dedicar días completos a tomar medidas sin conseguir los resultados exactos.

Un dron permite sobrevolar una zona afectada y, en muy poco tiempo, descargar toda la información en una tablet con total precisión. ¿Qué significa esto? Mayor celeridad en los tiempos de resolución de un siniestro, lo que supone que los clientes asegurados puedan recibir sus indemnizaciones lo más rápido posible.

Esta tecnología evita riesgos innecesarios en las primeras valoraciones de un incendio. También se utiliza en la revisión de instalaciones industriales tras un siniestro o en obras civiles con excavaciones profundas.

En definitiva, en el sector asegurador, un dron trabaja aportando seguridad, ahorro de costes y por tanto acelera los tiempos de resolución.