Necesitamos su consentimiento expreso sobre nuestra política de cookies para continuar ofreciéndole nuestros servicios.

La mirada, el espejo de la vida… también conduciendo

“Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes”. (Bernardo de Chartres).

En la vida es importante planificar a largo plazo, pero conduciendo un coche o moto, también. La mirada marca la diferencia entre un buen y mal conductor. Los espejos retrovisores, y, actualmente, los navegadores GPS, permiten una visión 360º que nos hacen circular más seguros.

¿Hacia dónde hay que mirar?

Lejos para anticiparte y saber qué ocurre por delante.

Izquierda, derecha y atrás. Para saber si alguien se aproxima o nos adelanta.

Con mirada periférica por si aparece algún peatón, un autobús u otro vehículo.

Y en las curvas, estudiando su radio y buscando la salida.

Extrapola estos principios de la conducción a tu vida y comprobarás que también funcionan.