Fuera preocupaciones

Apaga las luces y disfruta la Semana Santa que te lo has ganado. Descansar es obligatorio, así que, ¡Prohibidas las preocupaciones!