A túa propia película de terror

Ante un sinistro, prefires tratar con operadores ou con profesionais que dan a cara? Confíalle os teus seguros a un “corredor” e evita pesadelos.