Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Al agua patos

¿Tú de qué eres, de piscina o de playa? Quizás ya tienes piscina comunitaria en casa con sombra y no necesitas sombrilla. Te bañas en agua dulce, limpia, no hay viento ni tormentas de arena. Siempre es más íntimo y cómodo.

Están abiertas todas las piscinas de España, pero cada una respeta las normas de su Comunidad Autónoma. Algunos ayuntamientos incluyen otras ordenanzas municipales que debemos respetar.

La comunidad de vecinos es quien vela por el uso correcto de la piscina privada. Horarios, funcionamiento, estatutos… Las normas comunes son:

– Respetar las indicaciones de los socorristas y el Reglamento de Régimen Interno que estará colocado en lugares visibles.

– Acceder con calzado adecuado.

– Ducharse antes de entrar.

– No tirar objetos al agua.

– Nada de animales.

A veces, alguien se lastima. Puede ser por su culpa o por negligencia de la comunidad. Entonces…

“Yo no he sido…”

Si la piscina no es segura o falla el socorrista, la comunidad de vecinos es responsable de indemnizar a la víctima. La Ley no obliga a contratar un seguro de Responsabilidad Civil, pero es muy recomendable tenerlo. Cuando no existe, los propietarios son culpables y deben pagar la indemnización.