Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

“Bienvenido a la República Independiente de tu Vida”

La población española cada vez vive más años. Tanto hombres como mujeres hemos sobrepasado los 80 en esperanza de vida. Tenemos más tiempo, pero también nos enfrentamos a más situaciones de dependencia, no solo por edad, sino también por enfermedad, accidente, discapacidad o limitación. Para aliviar estas circunstancias, en 2006 se aprobó la Ley de Dependencia, sin embargo, en los últimos años el presupuesto destinado al “Sistema Nacional de Dependencia” ha sufrido duros recortes, lo que ha provocado que cientos de miles de personas dependientes se hayan visto sin prestaciones y sin asistencia. Actualmente, 310.000 personas con el derecho reconocido se encuentran en lista de espera para recibir atención.

Para cubrir parte de esta necesidad, la industria aseguradora, comienza a proyectar nuevos productos con coberturas cuya misión principal es garantizar una indemnización vía renta, capital o prestación de servicio, cuando el asegurado entra en situación de dependencia. Esto ocurre en 3 casos: por limitación física, psíquica o intelectual; por incapacidad para realizar uno mismo las actividades cotidianas; o porque es preciso apoyarse en una tercera persona.

¿Quiénes son dependientes?

Son aquellas personas que necesitan apoyo para realizar tareas tan básicas como vestirse, comer, caminar, asearse…Pueden ser jóvenes o ancianos, personas con una discapacidad o/y con una enfermedad crónica o temporal. Todas las personas somos susceptibles de estar en esta situación en algún momento de nuestra vida, ya que nos puede sobrevenir a cualquiera.

¿Qué aporta el seguro?

Aparte de una indemnización, que puede se puede abonar como pago único o bien como una renta periódica, existen otras garantías como la asistencia familiar. Incluye a hijos, padres y cónyuge a quienes se les ayuda con orientación, asesoramiento y ayuda a domicilio.

No son seguros obligatorios, pero sí recomendables. Tampoco son complejos, pero deben analizarse con cuidado. Nuestro mejor consejo es la previsión y estar bien asegurad@ es la mejor previsión.