Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

La familia y un@ más

Hace 7 años, un pingüino apareció en una playa brasileña. Joao Pereira, un pensionista de 71 años, lo encontró cubierto de petróleo a punto de morir. Lo llevó a su casa, lo limpió y cuidó durante 1 semana. Cuando ya estaba curado, lo devolvió al mar. Meses después volvió. Hoy Dindim, el pingüino, pasa 8 meses al año con su rescatador. En la época de reproducción se desplaza a Argentina y Chile, pero luego vuelve a su hogar con Joao Pereira.

Las personas expertas aseguran, que las relaciones con animales aportan salud física a sus familias, hacen que crezca su autoestima, convirtiéndolas en personas más extrovertidas.

Está demostrado que hace más fácil el estudio de las matemáticas y que asimilan mejor los conceptos sobre la vida y la muerte.

El viaje de Pipper

En España viven 5 millones de perros, uno de ellos se llama Pipper. Él y su dueño recorren juntos España como turistas, fomentando el turismo “dog friendly”. Y es que el 7% de las búsquedas turísticas por Internet son para encontrar hoteles donde acepten mascotas.

Cuando salgas de vacaciones con tu mascota no olvides el trasportín. Si no lo tuvieras, recuerda que el animal debe ir sujeto, bien con un arnés homologado o con una reja separadora. Prepara bien su maleta, bebedero y comedero, una camita para que tenga un lugar donde descansar y no te olvides de su juguete preferido.

Cuando lo dejes en casa busca a una persona responsable de su cuidado, ponte de acuerdo con alguien de confianza, o llévalo a una residencia de animales.

Y, sobre todo, protégelo. Un Seguro de Mascotas puede proporcionar un servicio de búsqueda en caso de extravío y robo, asistencia telefónica, asistencia veterinaria y responsabilidad civil. Incluso puede incluir los gastos causados por el fallecimiento.

Una mascota no es un pañuelo de papel. Si la tienes, cuídala y no la abandones, “Pipper nunca lo haría”.