Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Si eres conductor de primera… respeta las bicicletas

“Me enorgullece contarme entre los usuarios de bicicleta tanto en las vías urbanas como en las interurbanas; sin embargo, no me enorgullece tanto pensar en aparecer, un día cualquiera, en las noticias de este u otro diario como víctima de un accidente por atropello de un automóvil, cuyo conductor, por distintas razones, tan varias como la mente pueda imaginar, se precipitó contra mí, y lo que venga a continuación puede ir, desde un gran susto, hasta no contar el suceso”.

(José Luis Santos Cela, “Diario de León”)

Aparte de los domingos, las bicis también sirven para acudir al trabajo o ir de compras. Sin embargo, en las ciudades y carreteras acechan los peligros para los ciclistas: coches, autobuses, motos, camiones… Pueden ser letales cuando no se respetan las normas. La convivencia con los conductores no se reduce a más carriles bici. La solución se basa en el respeto.

Los más débiles

Las normas de circulación de los ciclistas dicen que:

  • Los adultos llevarán casco en vías interurbanas y los menores de 16 también en ciudad.
  • No podrán usar teléfono móvil ni llevar auriculares.
  • Podrán circular por los arcenes de autovías (no autopistas), excepto en caso de señalización de lo contra
  • En ciudad, deben utilizar el carril bici y, si no hubiera, irán por la No usarán las aceras salvo indicación expresa.

Todas las obligaciones de los vehículos a motor se resumen en una sola: los ciclistas tienen prioridad de paso porque son más vulnerables.

Las bicicletas no están obligadas a contratar un seguro, aunque nosotros sí lo recomendamos. Te protege de los daños que puedas causar o sufrir en un accidente (incluyen gastos médicos). Además, te cubre en caso de robo, paga las reparaciones de la bicicleta cuando no son consecuencia del desgaste habitual y te apoya en la gestión de multas.