Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Tus seguros sin “letra pequeña”

Un seguro es un contrato entre dos partes: tú y la compañía y como todo contrato, tiene sus derechos y obligaciones. Nosotros como expertos hemos analizado tus necesidades y te hemos ofrecido el mejor producto al mejor coste. En todos los contratos se destaca claramente los plazos de anulación, tanto por parte de la entidad como por tu parte como asegurado, y hasta ahora se fijaba en dos meses por Ley para ambas partes. Este año 2016 han entrado en vigor algunos cambios que suponen buenas noticias para ti.

Ahora, el plazo se reduce a 1 mes para ti como asegurado. Sin embargo, si es la compañía quien no quiere renovar, deberá avisarte con el plazo antiguo (2 meses).

Las pólizas de Dependencia y Decesos son especiales: solo tú, como asegurado, puedes anular el contrato y no la compañía.

Por cierto, que tanto la forma como los plazos de anulación deben destacarse claramente.

Y el contrato resaltará, con una tipografía especial, las exclusiones y limitaciones de las garantías para que no haya lugar a equívocos.