Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

En la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte nos separe

¿Por qué sí o por qué no? Si tienes hipoteca, si tus hijos van a la universidad o si quieres que tu familia mantenga el nivel de ingresos en caso de muerte, la respuesta será siempre afirmativa. SÍ, el seguro de vida protegerá a quién más quieres en caso de fallecimiento o la invalidez.

La primera pregunta que debes hacerte antes de tomar una decisión es ¿qué cantidad necesitas asegurar? Además, debes valorar el porcentaje de ingresos que aportas a tu familia y si ésta tiene otros ingresos. Has de tener en cuenta el número de hijos, sus edades y cuánto tiempo dependerán de los ingresos familiares.

Aparte, ¿tienes préstamos hipotecarios, del coche…? Habrá que seguir pagándolos ¿o no?

Todos estos condicionantes determinarán la cantidad a contratar.

En caso de muerte

 El seguro reduce el impacto económico que puede causar a la familia. El Seguro de Vida cubre el fallecimiento por cualquier causa, con opción de contratar garantías adicionales de fallecimiento por accidente de circulación, incluso otros accidentes, como el laboral.

Según la Memoria Social Unespa 2015, las personas fallecidas e indemnizadas por el Seguro de Vida del año pasado es de 71.706, casi el doble de indemnizaciones que tuvieron lugar en 2009 por unos importes anuales medios de 1.230.000.000 de euros.

También en vida

 Existen coberturas adicionales que alivian una invalidez absoluta o permanente o una enfermedad grave. Ya que son circunstancias que impiden continuar desarrollando una actividad profesional y por tanto percibiendo ingresos.

La realidad es que este seguro se convierte en el bote salvavidas de muchas economías familiares y es prácticamente imprescindible cuando los ingresos dependen principalmente de uno sólo de sus miembros.

Nosotros te ayudamos, porque somos profesionales independientes, donde primero estudiamos detenidamente tus circunstancias para construir un seguro de vida “a tu medida”. Después… ¡Tú eliges!