Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

“Quien come con cordura, por su salud procura” y con un Seguro de Salud la cura

Los seguros de Salud suelen incluir restricciones a la edad y al estado de salud. Si no eres una persona de los casi 11 millones que han contratado una de estas pólizas, estudia las posibilidades antes de que sea demasiado tarde, ya que la edad y los “achaques” de ésta son un hándicap para su contratación.

Los 3 consejos imprescindibles para escoger un buen seguro son:

1.- La reputación de la aseguradora: solvencia, servicios, experiencia…

2.- Trato personal, sobre todo cuando se utilizan frecuentemente las asistencias sanitarias.

3.- Garantías según tu edad, género y estado de salud.

Hay compañías que anulan las pólizas de Salud al cumplir los 60 años, pero hay otras que la mantienen, incluso adaptándolas a la edad del asegurado. Así, pueden incluir la atención de especialistas en geriatría y de otras especialidades de la tercera edad. También contemplan las pruebas diagnósticas, cirugía y hospitalización.

Otros puntos que se han de tener en cuenta:

Preexistencias. Son las patologías que ya sufrimos antes de contratar el seguro. Debemos declararlas antes de firmar la póliza.

Copago. Es una fórmula que utilizan algunas aseguradoras al hacer uso de determinadas prestaciones aseguradas, cobrando una parte del importe de esas prestaciones cuando se hace uso de ellas.

Cuadro médico. El listado de médicos y centros a los que puedes acudir para recibir atención médica. Es importante que analices el listado antes de suscribir el seguro.

Carencias. Son plazos de tiempo, desde que contratas la póliza, durante los que no están activas algunas prestaciones.

¿Cómo agregas los hijos al seguro? Algunos seguros los incorporan automáticamente, otros hay que incorporarlos expresamente. Si lo haces antes de los 30 días posteriores al nacimiento, estaría asegurado desde el parto.

Tu relación con el seguro de Salud es a largo plazo. Debes elegir muy bien. Es importante que escojas adecuadamente analizando todas las opciones. Ciertas enfermedades no son aceptadas por todas las compañías. Antes de decidirte, pregúntanos. Solo así acertarás.

Categorías