Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

¿Sabes que tu hijo está asegurado las 24 horas?

Tu hijo se levanta, desayuna, se lava los dientes y va al colegio en autobús. Si tuviera un accidente en el trayecto, el seguro del transporte lo protegería.

Entra a clase y sale al recreo. Se cae en el patio y se lastima. Otro seguro (la Responsabilidad Civil del colegio) cuida de él.

Vaya… Es la hora de la comida. Parece que esas verduras no están en muy buen estado. Tranquilo que la póliza de la empresa de catering asumirá las consecuencias.

Ya vale de estudiar. Hay que hacer deporte. Tu hijo va a la piscina municipal que también está asegurada, ya que debe contar con un seguro de Responsabilidad Civil a terceros que responda en caso de accidente de algún usuario.

Después vais a jugar al parque. Otro chico tiene un pequeño rasguño por culpa de un columpio que no está en buen estado. El parque es de propiedad municipal y también está asegurado.

Mejor que jueguen a la pelota. También te ocurrió lo mismo cuando tenías su edad: le diste un balonazo al cristal de la tienda de chuches. ¿Quién paga? La Responsabilidad Civil de tu Seguro de Hogar.

Mejor que no ocurra nada de esto, pero si la fortuna se tuerce, quédate tranquilo porque todos los imprevistos pueden estar perfectamente cubiertos.

La industria aseguradora protege nuestro bienestar.