Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

“Una apendicitis en Nueva York podría haberme arruinado”

Nuestro cliente se fue por vacaciones una semana a la Gran Manzana hace 5 años, y siguiendo nuestros consejos contrató un seguro de Asistencia en Viaje. Por desgracia sufrió un ataque de apendicitis y tuvieron que ingresarlo de urgencia para operarlo, la factura ascendió a los 30.000 dólares.

Fíjate, el 90% de los turistas alemanes salen de su país con seguro de viaje. Los españoles solo lo hacemos en 1 de cada 3 casos. Y, según UNESPA, la mayoría de las incidencias son por enfermedad (40%).

Dime por dónde viajas y te diré cuánto te cuesta la broma

Si vas a Estados Unidos, Tailandia o Brasil mejor que estés asegurado. El coste medio de un siniestro en las Malvinas es de 2.300 euros y en Zimbabwe de 7.370 euros.

Si necesitas atención sanitaria en un crucero y, no tienes seguro, ¡prepárate! Solo pedir una receta puede costar 100 euros.

En España te atiende la Seguridad Social y en la Unión Europea estás cubierto por la Tarjeta Sanitaria Europea.

Aparte de gastos médicos, ¿qué puede cubrir la Asistencia en Viaje?

Todo lo relacionado con un desplazamiento corto o largo: cancelación e interrupción, problemas de equipaje, retrasos, accidentes y responsabilidad civil (cualquier daño que puedas causar a un tercero).

“No se pueden imaginar lo agradecido que estoy por su asesoramiento, gracias al cual lograron convencerme para contratar un Seguro de Asistencia en Viajes. Tenía planeado desde hacía muchos años un gran viaje con mi mujer. Y llegó el momento de hacerlo realidad. A los dos días de llegar a Nueva York enfermé, y resultó ser un ataque de apendicitis, tuvieron que ingresarme para operarme. No disfrutamos de nuestro viaje, y tampoco podía regresar a casa. Pero gracias a nuestro seguro pudimos hacer frente al coste de la operación, de los días que tuve que estar ingresado y además mi mujer pudo acompañarme en todo momento. Tras recuperarme regresamos a casa los dos juntos. Vuestro asesoramiento profesional y vuestras rápidas gestiones evitaron que este incidente nos arruinara, ¿cómo afrontar un pago de 30.000 dólares?, y para colmo, ¿si hubiera estado solo? Les animo a continuar así con su labor.” (Miguel F.)