Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

“Yo tengo un chiringuito a orillas de la playa, lo tengo muy bonito y espero que tú vayas” Georgie Dann no inventó El Chiringuito

“Abrimos cuando venimos, cerramos cuando nos vamos. Si viene y no estamos es que no coincidimos”. Fantásticas terrazas y chiringuitos para descansar, evadirse, refrescarse y comer, con buenas vistas, o cuanto menos al aire libre. Y eso es lo que trae el verano, entre otras cosas.

La palabra chiringuito viene de los trabajadores de las plantaciones de caña de azúcar en Cuba, en sus descansos tomaban un chorro fino de café, al que llamaban chiringo, con el tiempo el chiringo fue chiringuito denominando así a los quioscos improvisados dónde tomaban el café. En España fue el mítico “El Chiringuito” en Sitges en 1913 el primer bar de playa en acuñar el término, extendiéndose hasta nuestros días. Más tarde Georgie Dann triunfó con su canción en 1988, la cual también se extiende hasta nuestros días.

Chiringuitos, casetas de feria, tascas portátiles… lugares donde disfrutar del verano mientras nos tomamos algo. En algunas ocasiones, se producen intoxicaciones por el mal estado de los alimentos. ¿Quién tiene la responsabilidad? Bien, son las personas propietarias de estos negocios. Deben cumplir la normativa de Sanidad sobre manipulación de alimentos e informar sobre alérgenos.

Podemos acudir con tranquilidad a cualquier chiringuito, no es lo habitual, pero si ocurre algún percance, como una intoxicación o una caída, el local responderá con su seguro de Responsabilidad Civil.

Y si tienes en propiedad (o regentas) un chiringuito, lo mejor que puedes hacer para cubrirte las espaldas ante cualquier reclamación (seas culpable o no, ya que siempre tendrás que asumir la responsabilidad) es contratar un “Seguro de Chiringuito”.

Se trata de un seguro multirriesgo, como cualquier comercio o establecimiento de hostelería, con la particularidad de añadir dentro de sus coberturas las terrazas exteriores. Incluyen Responsabilidad Civil (cubriría este tipo de incidencias), incendio, explosión, rayos, daños por agua, fenómenos atmosféricos, rotura de cristales, robo…