Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Lluvia, niebla, nieve… Así se conduce en invierno

Mucho cuidado porque los accidentes de tráfico de invierno producen un 30% de las personas fallecidas y heridas con hospitalización. Los culpables son la lluvia y la niebla y, a veces, la nieve. Para evitarlo, te recomendamos:

  • Una puesta a punto del vehículo.
  • Infórmate del estado de las carreteras antes de viajar.
  • En carretera: reduce la velocidad, aumenta la distancia de seguridad, evita volantazos, no aceleres ni frenes bruscamente y, si puedes, utiliza neumáticos de invierno.

También existen conductas que pueden ayudarte a evitar peligros:

  • No empieces a circular hasta que no tengas los cristales desempañados.
  • Si conduces con guantes, que sean de un material que te permita sujetar firmemente el volante. Y fuera los abrigos, porque los cinturones no sujetan igual si no están próximos al cuerpo.
  • Medicamentos, NO gracias, según lo que tomes puedes sufrir somnolencia.
  • Usa las luces traseras antiniebla con niebla, lluvia fuerte o nevadas. Sirven para marcar tu presencia y no para deslumbrar.

En caso de duda, utiliza tu sentido común.