Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

“Vamos de paseo en un coche feo…”

Antes de salir asegúrate de que el coche está calzado adecuadamente; los neumáticos caducan y se desgastan igual que las pastillas de freno. Comprueba que los líquidos de freno, limpiaparabrisas, agua, dirección y refrigeración alcanzan niveles óptimos. Y que las luces y batería tengan suficientes días, meses, años de funcionamiento.

No pierdas los papeles

No llevar la documentación obligatoria te costará 10 euros por cada ausencia. Ten a mano el carnet de conducir, el permiso de circulación y la tarjeta de Inspección Técnica del Vehículo con el informe de la ITV actualizado y su pegatina en el parabrisas. No tener pasada la ITV podría afectar al seguro negativamente en caso de siniestro.

Si sufres una avería, utiliza el triángulo y un chaleco por pasajero. También te recomendamos un botiquín para emergencias con: repelentes de insectos, analgésicos, antiinflamatorios, protector solar, biodramina y apósitos para primeras curas.

Un clip, un alambre…

O cuerda, bridas… algo que te ayude cuando se desprenda una pieza del coche.

En caso de emergencia el mejor amigo es el cúter o la tijera para cortar el cinturón de seguridad. Un buen martillo para romper las lunas si la puerta está bloqueada (sacando el cabecero de los asientos también puede funcionar). Una linterna con pilas para la oscuridad.

Yo también llevo un paraguas, un cargador para el móvil y boli con papel para rellenar el parte de accidente.

¡Bon voyage!