Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Toda la verdad sobre los gym-adictos

“En mi primer vestuario del gimnasio había 50 hombres desnudos con bíceps, abdominales, pectorales… Ese día me sobraban la tripa y la grasa. 1 mes después había mejorado física y mentalmente. El ejercicio me hacía sentir bien, enérgico, dormía mejor y no padecía estrés”.

Los gimnasios están de moda. En España reúnen a 5,3 millones de personas usuarias. Convertirse en “gym master” supone adaptarse poco a poco: calentar, hidratar, no hacer excesos y estirar al final.

Tienes derecho a…

Que se cumpla el contrato firmado que recoge el precio, los horarios, las actividades. Deben informarte de cualquier cambio previamente. Puedes solicitar ticket, justificante de pago o factura. Las máquinas y pesas permanecerán en correcto estado de conservación. Los productos que se vendan estarán debidamente etiquetados.

El gym está obligado a contratar un seguro de Responsabilidad Civil que te indemnizará cuando ocurra un accidente dentro del local.

Si lo tuyo es el deporte, igual te conviene una protección extra con un Seguro para Deportistas (te salvará en caso de lesión) y/o un seguro de Salud (escogerás centro sanitario y médico).

Nuestro metabolismo no es divino, sino humano. El ejercicio físico provoca que el corazón trabaje con más eficiencia. Al principio, las mejoras no se ven, pero se sienten. Olvídate de la báscula y disfruta de tu incipiente buen humor.