Cómo neutralizar los virus a remojo de las piscinas

Tu comunidad de vecinos ha reabierto la piscina y no sabes si puedes bañarte con plenas garantías de salud. Lo primero que debes aclarar es su consideración: ¿piscina pública o privada? Lo determina cada Comunidad Autónoma y depende del número de viviendas o del aforo disponible.

Si es pública deberá cumplir los mismos requisitos que una piscina municipal. Si no, deberéis determinar cuántas personas pueden bañarse. El cálculo se realiza autorizando un número de bañistas máximo respetando 2 metros de separación.

Cuando el espacio no sea suficiente para todos los vecinos, hay que organizar horarios de baño por turnos, con cita previa. Existen aplicaciones móviles que organizan estos usos.

El agua estará adecuadamente desinfectada. No pueden utilizarse fuentes de agua ni duchas comunitarias. Y hay que facilitar jabón y geles desinfectantes de uso obligatorio antes y después de cada baño.

“No fue culpa nuestra”

En 2019, se ahogaron 440 personas. ¿Tu piscina está correctamente asegurada? Es tuya y del resto de tus vecinos, y todos los propietarios asumís la responsabilidad y sus consecuencias cuando una persona sufra un daño y pida una indemnización, además de haceros cargo de los daños por actos vandálicos, la reparación de filtraciones, daños meteorológicos o los perjuicios causados al personal contratado, entre otros temas.

Un buen seguro de la Comunidad os puede evitar muchos disgustos ya que asumirá las consecuencias por vosotros. Consúltanos, aún estás a tiempo.