Así cobré mi Seguro de Vida y aún estoy vivo

No lo sabía, pero los vivos también podemos cobrar el seguro de Vida. Mi nombre es Juan y, en mi caso, he cobrado debido a una enfermedad que derivó en invalidez. Gracias al empeño de mi corredor de seguros para incluir la invalidez cuando contraté hace unos años el seguro de vida, ahora he podido tener el dinero necesario para hacer las obras en mi vivienda para adaptarla a mi problema de movilidad y la ayuda que necesito para mis cuidados, y un colchón económico para afrontar, durante un tiempo, la nueva situación económica que va a sufrir mi familia sin mis rendimientos. Este problema, no solo nos afecta a toda la familia emocionalmente, también tendremos que afrontar la nueva realidad personal y económica. En este caso, mi seguro ha garantizado los ingresos necesarios para nuestra supervivencia”.

Espera lo mejor, pero prepárate para lo peor

El Seguro de Vida es un contrato que paga una indemnización a uno o varios beneficiarios. En este caso, el beneficiario es Juan (el tomador), pero también podría ser su familia o cualquier otra persona designada por Juan.

Vida solo hay una: cuídala, cuídalos

Reflexiona sobre estos beneficios y, después, decide:

  • Garantizas unos ingresos en caso de enfermedad, invalidez o fallecimiento para ti o tu familia.
  • No podrán embargar tu indemnización, aunque dejes deudas pendientes.
  • Puede suponer beneficios fiscales.

Una duda, ¿se puede cobrar más de un Seguro de Vida?

¡Por supuesto! De hecho, una persona puede protegerse con varios. Por ejemplo: uno vinculado a la hipoteca que liquidará con el banco, otro que puede ofrecer la empresa donde trabajas como retribución y otro propio para completar una buena indemnización que garantice tu supervivencia económica en caso de enfermedad grave o invalidez y la de los tuyos si faltas.

¿Cómo sabré si un familiar directo lo tenía en el momento de fallecer?

Consultando el Registro de Seguros de Vida que depende del Ministerio de Justicia. Allí guardan los datos durante 5 años. ¡Ojo! no te facilitarán el nombre de los beneficiarios, aunque sí el de la aseguradora. Deberás acudir a la compañía para saber si tú estás designado como tal.