Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Bien calzado y con las gafas a punto

Para conducir con lluvia tu coche debe adherirse al asfalto y ofrecer buena visibilidad. Así que conserva los neumáticos con la presión y el dibujo adecuados y que la dirección esté correctamente alineada.

Ver bien implica mantener lleno el depósito del parabrisas con líquido jabonoso que no se congele. Comprueba que las escobillas tienen la goma nueva. Y examina las luces de los faros (en reglaje e intensidad).

La media de edad de los coches en España es de 12,3 años. Hay que revisarlos en cada estación para mantener su salud mecánica, porque su salud es nuestra salud.

Prevención y previsión, dos amigos de la buena conducción.