Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

“La salud está en el zapato y en el plato”

Estamos de acuerdo, pero ¿qué pasa si lo tuyo son las alergias alimentarias? En España hay 14 millones de personas que padecen algún tipo de alergia, y de éstas 1,3 millones son alergias a alimentos, siendo las frutas el principal causante en la población general. En la población infantil entre un 4 y un 8% padece alergia alimentaria, siendo con más frecuencia el huevo, la leche, los frutos secos, pescado y marisco, las legumbres y, cada vez más, las frutas.

Las alergias son una respuesta exagerada del sistema inmunológico al contacto, ingestión o inhalación; provocando desde reacciones leves como erupciones, urticaria, tos, picor, diarrea o vómitos; hasta reacciones muy graves, como dificultad respiratoria, asma, hipotensión, opresión torácica, mareos, incluso shock anafiláctico con riesgo de muerte.

Hay personas que nacen con ellas, otras que las desarrollan a lo largo de su vida y otras que con el paso del tiempo ven cómo sus alergias se van reduciendo, incluso llegando a desaparecer. En todas estas situaciones, se han de tener controladas. Y lo mejor es acudir regularmente al profesional especialista, en Aparato Digestivo o en Alergología, que determinarán las pruebas oportunas, así como el tratamiento que se haya de seguir.

En España se aplica la normativa europea que obliga a disponer de información alimentaria relacionada con 14 sustancias alergénicas de declaración obligatoria en el etiquetado de alimentos envasados, también en los no envasados, a granel y de venta a distancia. Esta legislación también afecta a locales de hostelería, restauración, hospitales y comedores escolares.

Y ¿qué puede hacer tu Seguro al respecto? Lo primero es encontrar un seguro con un servicio de Salud adecuado teniendo muy claro tanto las coberturas como las exclusiones, pues las alergias pueden considerarse como enfermedades preexistentes, por lo que siempre es necesario indicarlo en la póliza. Por eso lo importante es contratarlo cuando estás bien.

Y, antes de que digas “achís”, en nuestras oficinas puedes encontrar todo el asesoramiento que necesites.

Categorías