Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Seguro de Viaje: “justo y necesario”

Imagínate que te desplazas a Brasil para estas Olimpiadas. Tanta emoción y celebración repercuten en tu salud, vamos, que te caes animando a tu selección y te tuerces el tobillo derecho. Necesitas asistencia sanitaria y que te atiendan y curen en un hospital de Rio. O bien, vuelas a cualquier país extranjero y tienes la mala fortuna de convertirte en propietario de una de las 10.000 maletas que se pierden diariamente entre todos los aeropuertos del mundo, o topas con un granujilla que te roba la cartera.  O incluso que se cancele tu vuelo por inclemencias del tiempo, o anulas tu viaje porque a última hora te enfermaste por culpa del aire acondicionado de la oficina.

Planeas tus vacaciones con ilusión, consciente de que hasta dentro de un año no podrás disfrutar de un periodo de sueño y libertad dónde dejas aparcadas las responsabilidades, el despertador y el teléfono. Has ahorrado, planificado y preparado tu viaje y quieres garantizar que todo vaya a la perfección, aunque surjan imprevistos. Para ello están los seguros de asistencia en viaje. 

Existen distintos tipos de garantías: asistencia sanitaria, cancelación de viaje, cobertura de accidente, pérdida o robo de equipaje. Hasta defensa jurídica y Responsabilidad Civil, si vas al extranjero.

No siempre valoramos la contratación de un seguro de viaje, aunque sea necesario, y esto es por “falta de pedagogía”. El 31% ni se lo plantea. Un 28% porque al no ir lejos, piensa que no hace falta, otro 25% considera que no corre riesgos y un 10% piensa que puede ser caro.

También estamos quiénes lo contratamos: el 50% por coberturas médicas y otro 47% por si se cancela el viaje.

Ten en cuenta que, si te pones enfermo, tienes un accidente, una operación u hospitalización de urgencia… estarías cubierto. No cuentes con una sanidad pública como ocurre aquí, una dolencia mínima se puede convertir en un verdadero dolor de cabeza, en EEUU una simple prueba médica cuesta 540 €, una operación de apendicitis 12.600 € y por un día de hospitalización 3.903 €. No hay que irse tan lejos, en Francia, el día de hospitalización son 781 €, y la operación de apendicitis 4.090 €. ¿Y si te tienen que repatriar? Desde el Caribe son 42.000 €, y si es un avión medicalizado puede superar los 100.000 €.

¿Y si necesitas un acompañante? Pues tu póliza asumiría los gastos de desplazamiento en caso de enfermedad. Una vez tengas organizadas tus vacaciones visítanos y vemos cual es el “pack más seguro” para tu merecido descanso.