¡Basta de caprichos! Las mascotas no somos peluches

“Siento cuando abres la puerta y corro feliz a tu encuentro, te abrazo, te saludo, quiero saber dónde has estado, qué has hecho, con quién. Me siento aliviado porque estamos juntos, no me gusta estar solo. Tú me cuidas y yo te adoro, daría mi vida por salvarte.” (Soy Lolo, tu perrito).

Amas tanto a tu hija que los Reyes Magos le regalarán una mascota. Has leído que los animales domésticos mejoran las habilidades sociales de niños y niñas, la empatía y refuerzan su autoestima.

Quizá no has pensado que un cachorrillo no es un juguete. Es un nuevo miembro de la familia y antes de integrarlo en vuestras vidas, debes consultar si toda la familia está dispuesta a compartir las responsabilidades de pasearlo, visitar al veterinario y educarlo.

Como dato, después de Navidad se disparan los abandonos de mascotas. ¡Qué pena! Cada 5 minutos 3 animales pierden su hogar en España.

Y como curiosidad, las personas que conviven con peces son las más felices, las que conviven con perros las más divertidas, con gatos son más dependientes y sensibles y las que eligen a los reptiles son las más independientes.

Porque los amamos, debemos cuidarlos y protegerlos. Son nuestra responsabilidad, y con suerte durante y hasta 15 o 20 años. Un Seguro de Mascotas que puede cubrir sus enfermedades, accidentes, gastos veterinarios, cirugías, urgencias y fallecimiento. Un seguro puede garantizar sus cuidados profesionales evitándote sobresaltos económicos.

Recuerda, también existe la posibilidad de adoptar animales para darles un lugar tranquilo, una familia que le dé el tiempo y el cariño que necesita.