Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Demandar a Dios o a un amigo por un apretón de manos

Jorge tiene 76 años y Pedro 60. Ambos son amigos, viven en Estados Unidos y están cuerdos. Aun así, Jorge demandó a Pedro por utilizar una fuerza desmedida para estrecharle la mano y le reclama una indemnización de 100.000 dólares.

Un senador, también estadounidense y cuerdo, demandó a Dios por provocar nefastas catástrofes en el mundo. La demanda fue admitida y, puesto que Dios no podía presentarse al juicio, fueron citados representantes de varias religiones y cultos.

Esto nos parece surrealista en España, pero lo ciento es que cada vez más reclamamos y ninguna persona está exenta de una responsabilidad como la caída de una maceta de su balcón encima de un coche, actos nuestros, de nuestr@s hij@s y/o mascotas… por eso es importante tener un seguro de Responsabilidad Civil.