El conductor accidentado del coche autodirigido estaba viendo a Harry Potter

Ocurrió el 1 de julio de 2016 en Estados Unidos. El primer coche autónomo del mundo había recorrido, con el piloto automático, 209 millones de kilómetros sin un rasguño. Ese día, el ex-marine Jossua Brown activó el piloto automático y se puso a ver una película de Harry Potter. Se olvidó de la carretera y no vio entrar un tractor con remolque. El cielo brillante deslumbró a los sensores del vehículo que no activaron los frenos y… ¡ZAS!

5 años después, Reino Unido anuncia que podría permitir la circulación de coches sin conductor por sus carreteras para este mismo año. En 2035 se prevé que circularán 50 millones de vehículos autodirigidos que reducirán los accidentes. Aunque… aún hay un misterio sin resolver: un posible fallo del sistema provocado por piratas informáticos.