Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

El inquilino perfecto

El régimen de propiedad, a pesar de ser la tendencia mayoritaria, va perdiendo peso frente al alquiler. Esto se debe, en gran parte, a la situación socio-económica de la ciudadanía española, a la eliminación de la deducción por inversión en vivienda habitual y también por las restricciones y requisitos exhaustivos que se establecen a la hora de otorgar hipotecas y préstamos para la compra de viviendas y locales.

La inseguridad laboral también juega un punto importante, ya que la falta de puestos de trabajo de larga duración hace que nos planteemos comprar una vivienda, no sólo por no poder hacer frente al pago de las cuotas hipotecarias sino porque nunca se sabe “dónde se va a acabar”.

El alquiler coge peso, y, por consiguiente, suben los precios, a mayor demanda mayor es el precio, es la Ley de la Oferta y la Demanda. Las personas que viven de alquiler tienen como preocupación llegar a fin de mes, poder hacer frente a todos los gastos y mantener su vivienda como su hogar el mayor tiempo posible, pero ante una contingencia económica, no te queda otra que dejar de pagar, primero los “prescindibles”, así hasta llegar a algunos “imprescindibles” como es el alquiler, habrá una parte que cubra la fianza, y de lo contrario ya te “echarán”.

También está la preocupación de la parte arrendadora, tienen una segunda vivienda, de la cual se hacen cargo, quizás una herencia de los padres, o su única vivienda que se ha tenido que dejar por un traslado, o en un momento de bonanza una pareja tenía dos casas, cada uno la suya, hasta que deciden vivir juntos en una de ellas y alquilar la otra, siguen pagando la hipoteca, los impuestos y el mantenimiento de ésta. Necesitan un extra para hacer frente a todo esto, quieren alquilar, necesitan alquilar la vivienda, pero temen que le destrocen la casa un@s inquilin@s mal elegidos, o que dejen de pagar el alquiler y encima tengan que hacerse cargo de todos los gastos sin poder acceder a su vivienda.

Actos vandálicos e impago del alquiler son las mayores preocupaciones. Solución: el Seguro del Alquiler, este seguro cubre la Defensa Jurídica en relación con la vivienda o local asegurados, cubre los gastos y perjuicios económicos derivados del impago de la renta, y los desperfectos materiales ocasionados por la parte arrendataria derivados de actos vandálicos.

No podemos arreglar el mercado inmobiliario, pero sí podemos poner soluciones a las mayores preocupaciones que lleva consigo. Acércate a nuestras oficinas y te asesoramos.