“Se un héroe y ¡corre!”

“Aprovechamos el puente para reunirnos en casa de nuestros padres y poner la Navidad. Lo hacíamos de pequeños, y lo mantenemos, es una tradición familiar. Y en casa, empezamos el 6 de diciembre. El árbol de navidad, con su espumillón y adornos. También montamos un pequeño belén. El portal es una calabaza tallada que nos regaló nuestro tío. Y en un paseo familiar recogemos ramitas de pino y algunas piñas secas. Ponemos un poquito de serrín para hacer el suelo, y por supuesto el río con papel de aluminio. Y que no nos falten las luces, muchas y encendidas mucho tiempo”.

Esto es una bonita escena navideña, típica en muchos hogares por estas fechas. ¿Analizamos los riesgos? Hace frío, mucho, por lo que encendemos más fuentes de calor, sean eléctricas, de biomasa, o de gas… Además, tenemos más iluminación, con cables, regletas con varios enchufes…, adornos y mucho plástico, cortinas, sofás, pintura plástica… Elementos que arden fácilmente en un pequeño descuido, un pequeño fallo eléctrico, o una pequeña chispa que puede desencadenar en un fatídico incendio.

Desde la Fundación Fuego, dedicada a la información preventiva ante el incendio, nos indican que “los primeros minutos del incendio y la forma de actuar son claves”.

Si en tu casa se declara un incendio y no puedes apagarlo, sé un héroe y CORRE, no uses el ascensor. Llama al 112 mientras sales a la calle, avisa a todas las personas que viven en tu edificio. Ni una vida en peligro. 

Si el fuego obstruye la salida, corre a la habitación más alejada, siempre cerrando las puertas y cubriendo las rendijas de las puertas con ropa mojada para bloquear el humo. Cubre con una prenda húmeda tu boca y nariz. Acércate a las ventanas y pide ayuda. Y si se incendia tu ropa, tírate al suelo y rueda.

Cada año se registran 50 millones de siniestros en el hogar. Los seguros los resuelven pagando 5,5 millones de euros diarios en indemnizaciones.

En España, se declaran más incidencias (50 millones) que habitantes (47,39 millones).

Casi con seguridad, la compra de una vivienda es la inversión más importante que realizas en tu vida, sólo tienes que recordar los esfuerzos que te cuesta pagarla. Por eso, en nuestra correduría te ayudamos a protegerla adecuadamente con el seguro de tu hogar para que cualquier contratiempo no afecte a tu calidad de vida.