“Si tu inquilino deja de pagar… tú continúas cobrando tus rentas mes a mes y los suministros”

A veces son herencias y otras inversiones. Nuestra cliente Mayte, compró un piso, después se fue a vivir a la casa de su pareja, cosas de funcionalidades, una casa más grande para darle la bienvenida al niño que venía en camino…

Quería mantener su piso y la solución para poder hacerlo era ponerlo en alquiler. Buscó inquilinos, firmó el contrato y todo iba bien hasta que tuvieron problemas económicos:  facturas de suministros sin pagar, mensualidades pendientes, percances en el piso, ¿cómo recuperar el piso en caso de incumplimiento de contrato?

Para eso existen los seguros de “impago de alquiler”, por una parte, ayudan a elegir tu inquilino ideal con el análisis de solvencia sin necesidad de muchos papeleos y te garantiza el pago de las rentas adeudadas y los suministros. Dejar pendiente de pago las facturas de luz o de gas del último invierno puede ser un buen palo al bolsillo, aún más elevado que la deuda de la renta.

Además, un buen seguro de impago de alquiler se encarga de reclamar y defender tus derechos en caso de incumplimiento contractual, de daños causados a la vivienda, o local, e incluso indemnizar por actos vandálicos provocados por inquilinos malintencionados. Un buen asesoramiento jurídico puede guiarte para recuperar y proteger tus inmuebles o para echar al inquilino lo antes posible.

Hay quién depende de las rentas de sus alquileres para vivir, fueron su inversión y ahora su renta. Si las personas que han alquilado no cumplen o no tienen rentas; no tienen protección.

A veces se dudas en alquilar la casa del pueblo, o los locales heredados. Tienes miedo a que te lo destrocen, a que no te paguen, miedo a tener que hacerte cargo de sus facturas. Y mientras tanto, la casa del pueblo se hunde, los locales se convierten en nidos de basura y de polvo… Darles una nueva vida, una oportunidad de uso, puede ser bueno para ti, para tus bienes y para las personas que los necesitan alquilar. Protege tus intereses.