Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

¡Alerta! ¿Robos en vacaciones? ¡No gracias!

“Buenos días. Soy tu corredor de seguros y acabo de redactar tu parte de robo. Ya lo he enviado a la compañía para que recibas la indemnización rápidamente. Pero debes tomar precauciones para que no vuelva a ocurrir. Lo lógico es que hayan vigilado tu casa antes de entrar. Primero se fijan en los sobres del buzón. Si está lleno significa que allí no hay nadie. Después vigilan las horas de entrada y salida del edificio para estudiar los hábitos de los vecinos.

 Cuando entran a robar suelen subir hasta el último piso y van bajando. Forzar las cerraduras no les resulta demasiado difícil”.

 

“A grandes males, grandes remedios”

Los amigos de la ajeno llevan una mochila o bolsa pequeña en la que meten objetos valiosos (joyas, dinero…). Todos los guardamos en los mismos sitios: los cajones del dormitorio principal entre la ropa interior. Siempre trabajan con un compinche en la calle que les llama por teléfono si viene alguien.

Mi recomendación es que protejas tu vivienda y bienes, asegúralos correctamente, y si tienes posibilidad, déjale las llaves a una persona de confianza que suba y baje las persianas, encienda la luz y, de vez en cuando, recoja la correspondencia. Así nunca se fijarán en tu casa.

Es importante que en tu seguro de hogar se incluyan todos tus bienes así como su valor, fíjate que en 2013, España tenía un 30% de las viviendas sin seguro (8,5 millones) y 10 millones más infraaseguradas. Esto significa que, en caso de producirse un siniestro grave, la indemnización no cubrirá el total de los daños.

 

Consejos

Si llegas a casa y observas que han forzado la cerradura, no entres. Llama a la policía porque los ladrones pueden estar dentro. Además, es más fácil tomar huellas y seguir sus pistas.

Después ven a la Correduría, trae la denuncia y explícanos qué ha ocurrido. Elabora una lista con los objetos que te han sustraído y aporta justificantes de su existencia (facturas de compra, fotografías donde llevas puestas las joyas…).

¡Ah! La próxima vez que te vayas de vacaciones no publiques tus fotos en el Facebook. Los ladrones podrían esconderse en las redes sociales para seguir tus pasos.