Atunes desaparecidos

La patronal de las aseguradoras españolas (Unespa) en su gala anual del fraude, premian los casos más llamativos que se detectaron en 2015. Las compañías dedican cada vez más recursos a prevenir y perseguir las estafas, aunque el volumen de dinero que se intenta defraudar sigue siendo enorme. El año pasado se contabilizaron 306.000 partes fraudulentos, por un importe estimado de 550 millones de euros.

Un caso muy curioso, está relacionado con los seguros de empresa. Fue el traslado de atunes vivos en jaulas a granjas de engorde localizadas en Alicante y Murcia.

La empresa declaró que el buque había sufrido una rotura del timón, lo cual provocó que se rompiesen las jaulas y escaparan los atunes, por un valor de 1,7 millones de euros.

La aseguradora demostró que los peces se vendieron en el trayecto, pero, como el dinero cobrado no parecía suficiente, decidieron reclamar la indemnización del seguro.

Al final… los pescados por mentirosos fueron los propios dueños.

Categorías