Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

“¡Sin duda el verano de mi vida!”

“Me ha encantado pasar tiempo con mis nuevas amistades. Cada día había cosas distintas que hacer: juegos, excursiones, viajes, hogueras, manualidades… Lo he pasado muy bien”. María.

“¡Jo, cómo mola!”

Tu hij@ puede elegir entre campamentos urbanos o residenciales. Los hay dedicados a la robótica, a las artes escénicas, a la cocina, campamentos deportivos o musicales… Además, son divertidos, aprenden a compartir, están en contacto con la naturaleza, desarrollan habilidades sociales y autonomía personal adaptándose a un entorno desconocido y afrontando nuevas situaciones. Y, sobre todo, padres y madres descansan con la tranquilidad de saber que los menores están en buenas manos. Porque, además: los campamentos han de estar bien asegurados.

La Ley obliga a que los campamentos tengan contratado un Seguro de Accidentes, protegiendo, tanto al monitoraje como a niños y niñas, de cualquier incidente que puedan sufrir, gracias a esta garantía se cubren los gastos de asistencia sanitaria, incluso indemnizaciones por invalidez o fallecimiento.

Por supuesto, también han de tener contratado un Seguro que cubra la Responsabilidad Civil, respondiendo así de los daños, tanto personales como materiales, que pudieran causar a terceras personas.

“Encima me han enseñado valores para la vida; valores educativos para ser mejores personas y para mejorar el mundo en el que vivimos.” Apolline.