Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

¿Achís o achús?

“La primavera, que cante o que llore, no viene nunca sin flores”, ni sin alergias:

La del polen con conjuntivitis, picor de nariz, congestión nasal… Se previene saliendo a la calle de noche, conduciendo con la ventanilla subida, bebiendo mucha agua y con limpieza (personal y en el hogar).

La erróneamente llamada alergia al sol, que es una reacción anormal a las radiaciones ultravioletas. Es especialmente activa en primavera. Usa gafas protectoras, cúbrete la piel y date crema con protección solar.

Un seguro médico puede tratar ambas afecciones. Hasta podría incluir parte de los gastos farmacéuticos. Pero como siempre, te recomendamos que lo contrates mientras estás sano, así evitas preexistencias. En esta ocasión “más vale prevenir que curar”.

Por cierto, la R.A.E. recoge la expresión achís, no achús.