“A la luz de la candela toda la música parece bella”

Llega el buen tiempo y ya empiezas a programar la asistencia a tus festivales favoritos. Unos se celebrarán a cubierto y otros al aire libre. Todos serán un éxito, grandes artistas, grandes bandas, grandes espectáculos que vivirás con tus amigos o familia. 

Pero… ¿qué se esconde detrás de este tipo de espectáculos para que todo salga bien y estemos bien protegidos si ocurre algo? 

Como todos podemos imaginar, cualquier evento que congregue a gran cantidad de personas lleva consigo una gran cantidad de problemas y riesgos. Cuántas más personas sean citadas, más crece la probabilidad de que algo falle. La correcta organización de un evento pasa por la previsión, la resolución de todos estos problemas que surgen sobre la marcha y los Seguros que protegen a los organizadores, artistas, trabajadores y espectadores. 

Cambios de horario, cambios de espacios y/o ubicaciones, caídas y lesiones, desperfectos a las instalaciones, accidentes de montajes o desmontajes, problemas con las instalaciones eléctricas, robos, intoxicaciones alimentarias, climatología adversa, aglomeraciones o estampidas, cancelaciones…  

Los organizadores tienen la obligación de ser prudentes y conscientes de todas las posibles eventualidades para que todos disfrutemos, estemos protegidos y ¡¡Fiesta Asegurada!!