04/04/2022

La salud no tiene precio y quien la arriesga es un necio

Pepe aún no quería. Eran jóvenes, las 2 niñas demasiado pequeñas, pero María se empeñó en contratar un Seguro de Salud para la familia. Le explicó sus argumentos y le recitó el refrán de nuestro titular. Hoy, 25 años después, Pepe no se arrepiente y recomienda este complemento tan “saludable” de nuestra Seguridad Social.

¿Sabes cómo funciona un Seguro de Salud?

Este seguro te encaja como el anillo que le regaló Pepe al dedo de María: a la medida de tus circunstancias.

1º.- Decide las coberturas. Piensa en qué momento de tu vida necesitarás atención de urgencias, traslado en ambulancia, asistencia primaria o especializada, diagnósticos y medicaciones, tratamientos especiales o trasplantes, prótesis e implantes.

2º.- ¿Quieres “todo incluido”? Con asistencia completa (hospitalaria y extrahospitalaria) o, de momento, ¿prefieres sin hospitalización?, que sería la opción extrahospitalaria.

3º.- ¿Qué modalidad te interesa más? Utiliza el cuadro médico y la aseguradora abona directamente los gastos, dentro de esta puedes incluso elegir una modalidad más económica a través de un sistema de copago, donde tú te haces cargo de una parte de los costes (si utilizas el seguro) a cambio de una cuota más barata. O directamente, puedes elegir una modalidad de reembolso, tú eliges a los médicos y centros hospitalarios, te haces cargo del pago y después el seguro te devuelve el gasto (o parte de éste, según lo pactado).

¿Aún te quedan dudas? Visítanos y las resolvemos.

Categorías