07/03/2022

“Los tatuajes son las historias de tu corazón, escritas en tu piel”, Charles De Lint

Un tatuaje no es un elemento decorativo corporal actual e innovador, sino que se trata de una práctica milenaria que se ha llevado a cabo desde múltiples culturas y también múltiples estilos y formatos. Estas obras de arte realizadas en la piel han pasado por distintas etapas, en algunas no han sido bien vistos, en otras se les ha otorgado un valor mágico, también se les ha dado un uso religioso. Han sido usados como elementos protectores, y por supuesto contadores de historias, mantenedores de recuerdos, declaraciones de intenciones, homenajes y opiniones… Incluso con fines identificativos.

Desde finales del siglo XIX que se inventara el tatuaje eléctrico, y el nacimiento de nuevas técnicas, más seguras, son muchas las personas que han decidido, ceder su piel a esta forma de arte. Pero dentro de las nuevas técnicas y materiales que proporcionan esta seguridad, existe también la protección del Sector Asegurador.

Así que, amigo tatuador, quédate tranquilo que tenemos seguros para “gustos, colores”.

  • RC Profesional: protege frente a las reclamaciones de tu clientela por el trabajo realizado directamente sobre éstas.
  • RC de Explotación: protege frente a las reclamaciones que te puedan interponer terceros, independientemente de que sean clientes o no.
  • RC Productos: protege por los daños producidos derivados de los materiales y productos utilizados, así como de las alergias causadas por estos.

Es muy importante que sepas, que el seguro te cubrirá siempre y cuando cumplas con la normativa vigente para este tipo de actividad profesional, ya seas trabajador autónomo o bien tengas un estudio de tatuaje como empresa.

Tu piel es el lienzo, la máquina es el pincel, y quién tatúa es el artista que hará la obra fiel.