06/07/2022

Mejor tenerlo y no necesitarlo. Mira que lista fue Pepa

Pepa regenta una pequeña panadería donde vende de todo: bebidas, frutos secos, algo de fruta, chuches… Es una romántica que le gusta charlar con sus clientes, conocer sus opiniones, responder a sus preguntas… Trabaja muchas horas, pero le va bien, bastante bien.

El lunes abrieron una zanja delante de la tienda porque han comenzado obras en la calle. Una excavadora golpeó, sin querer, una tubería y le cortaron el agua. ¡Zas!

Nos ha llamado esta mañana a la correduría desesperada. La hemos tranquilizado porque su seguro de Comercio incluye el lucro cesante. ¿Qué es eso?

Una garantía que te abona el dinero que deberías haber ganado si no hubiera ocurrido el accidente. Actúa cuando se producen goteras, rotura de cristales, incendios u obras en la vía pública. También indemniza al propietario del local si Pepa está alquilada y no puede pagar (que no es su caso).

Mientras la panadería permanezca cerrada, el seguro le ingresará una cantidad igual a la que hubiera ganado trabajando. Se calcula partiendo de los ingresos previos al accidente multiplicados por los días que deja de percibirlos, y es el capital que contrató “por si acaso”, porque los “por si acaso” pasan.

Para cobrar, Pepa explicará y demostrará qué ocurrió. Presentará la contabilidad de otros años precedentes. Un perito realizará la valoración y… a cobrar hasta que el problema quede resuelto.